Barcelona no perdonó al Madrid y lo humilló en el Clásico

posted in: Deportes, Fútbol | 0
El conjunto blaugrana mostró mayor ambición y equilibrio para superar al rival merengue por 5-1, con un hat-trick de Luis Suárez y un tanto de Arturo Vidal.

Barcelona lució este domingo por su determinación, se aprovechó de un Real Madrid apático durante la primera mitad y no se amedrentó ante la tormenta pasajera que duró unos instantes por la reacción del rival en el segundo tiempo. El conjunto catalán vapuleó a su oponente por 5-1 en el Clásico con un hat-trick de Luis Suárez y profundizó su momento crítico.

La aproximación de Karim Benzema en los primeros minutos, con un disparo que se marchó alto, fue el único intento de una primera en la que el conjunto merengue desaparecería, para dejarle el total protagonismo al dueño de casa.

A los 10 minutos llegó el primer golpe a través de un pelotazo que encontró adelantada a la defensa del Madrid y a Jordi Alba con gran determinación y velocidad. El lateral izquierdo llegó hasta el fondo del área, esperó el momento para el toque clave y cedió atrás para Philippe Coutinho, quien entró solo y definió de zurda con tranquilidad, pese a la estirada de Thibaut Courtois y a la presencia de un sometido Sergio Ramos en la línea de meta.

El Barça continuó amenazante no sólo con el control absoluto del balón si no a partir de un remate de Arthur que hizo lucir al arquero belga y las llegadas de Rafinha, jugador que se ganó la confianza de Ernesto Valverde para suplir a Lionel Messi y relegó a Ousmane Dembelé.

A los 28′, Luis Suárez generó la infracción en el área rival, Raphael Varane se llevó puesta la pierna y lo derribó; el árbitro del partido, José María Sánchez Martínez, mantuvo la duda y la despejó con el VAR, sistema que hizo su estreno en el Clásico y que le concedió el penal al local. El uruguayo no perdonó, disparó bajo y cruzado y superó la estirada de Courtois.

El claro dominio de la primera mitad se desvaneció y los de la capital española parecieron reaccionar tras el descanso. De hecho, el descuento se produjo rápidamente, con las primeras incursiones ofensivas del encuentro por parte de Marcelo. El brasileño apareció como un atacante neto y, en un rebote, remató de derecha al gol para darle vida a su equipo.

La disposición del juego cambió, fueron los de Julen Lopetegui quienes propusieron y Barcelona esperó para el contragolpe. Luka Modric estuvo al filo del empate con su disparo al poste, Benzema se lo perdió por arriba y las caras de ambos equipos quedaron modificadas. Aunque le faltó fuerza al ataque de la visita, con un Isco desaparecido, Gareth Bale que no gravitó y Lucas Vázquez que entró en el complemento pero sin demasiada incidencia.

Pese a que el elenco blanco tomó la posesión, el Barça se mantenía en cancha, expectante. No perdía la fuerza ni la ambición y lo dejó demostrado con otra llegada letal, a los 30′: sergi Roberto llegó a la puerta del área y esperó para enviar un centro preciso a la cabeza de Suárez, quien no perdonó por esa vía y volvió a gritar su gol, esta vez para sentenciar la historia.

El golpe de nocaut lo volvió a dar el delantero charrúa, que corrió al vacío y definió con sutileza al picar el balón por encima de Courtois, para sellar la goleada y confirmarse como la gran figura de la tarde en Cataluña. Pero a la historia le quedaba un último gol y llegó desde el banco, con Arturo Vidal que pasó de su función de mediocampista a centrodelantero para finiquitar con un cabezazo el resultado y humillar a su clásico adversario.

Barcelona le dio un nuevo cachetazo a un Madrid que no encuentra el rumbo y agudiza su crisis. Lo importante para el equipo culé: mantiene su liderazgo en La Liga, ahora con 21 unidades, dos por encima de Atlético de Madrid, y toma un fuerte envión anímico para el futuro inmediato.

Fuente: www.directvsports.com